Conoce la Historia de los Amish: raramente se enferman o contraen cáncer estas son las cosas que puedes aprender de ellos

Los Amish son el símbolo de la vida simple, libre de avances modernos.Si bien no podemos imaginar nuestras vidas sin la tecnología moderna y las medicinas sintéticas, estas personas demuestran ser mucho más saludables que cualquier otra civilización moderna.

Anuncios

El cáncer no es parte de su vida cotidiana, ya que casi nunca se encuentran con esta enfermedad. Se enferman muy raramente y los casos de autismo cuentan solo 3 hasta ahora. Entonces, ¿cuál es su secreto?

Según un estudio reciente publicado en la revista Cancer Causes and Control, el cáncer es casi desconocido para estas personas, y se les considera las personas más sanas de Estados Unidos.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio realizaron un estudio para ver si la falta de atención médica convencional aumenta las tasas de cáncer entre estas personas, pero los resultados que obtuvieron estaban muy lejos de lo esperado.

Estas son algunas de las reglas a las que los Amish se apegan y que las hacen las personas más sanas de América:

  1. Ellos no se vacunan

Estas personas rara vez enfrentan discapacidades de aprendizaje o autismo. Solo se notan 3 casos de autismo, y esos son de niños que se vacunaron. Aún así, la medicina moderna acredita su baja tasa de autismo a un gen superior que poseen los amish.

  1. Comen comida estrictamente orgánica, cultivada localmente

Nunca consumen alimentos preenvasados. En cambio, cultivan sus propios alimentos orgánicos utilizando métodos de agricultura orgánica. Todos sus alimentos son naturales y libres de transgénicos y comen alimentos de temporada durante los meses de cosecha, y guardan el resto en conservas y fermentaciones. Saben que las frutas y verduras de temporada tienen un valor nutricional más alto y son ricas en antioxidantes. La falta de TDAH, alergias a los alimentos y el asma pueden contribuir innegablemente a su dieta.

Anuncios
  1. Consumen muchas grasas saludables

Los Amish también tienen tasas de obesidad muy bajas a pesar de que tienen una dieta rica en grasas. Comen bastante mantequilla, carne, huevos, productos lácteos crudos, pero todos contienen muchas vitaminas liposolubles, como A, E y K2. La deficiencia de vitamina K, que es común entre las personas modernas, conduce a enfermedades cardiovasculares, osteoporosis e incluso cáncer.

  1. Ellos son físicamente activos

Volviendo a la tasa de obesidad: mientras que el 31% de la población estadounidense sufre de obesidad, solo el 3% de los amish enfrentan este problema. Al no ser propietarios de automóviles, su nivel de actividad física es muy alto: los hombres promediaron 18,000 pasos por día y las mujeres 14,000. Para David R. Bassett, Ph.D., FACSM, profesor de la Universidad de Tennessee, Knoxville afirma que “los Amish pudieron mostrarnos hasta qué punto hemos caído en los últimos 150 años en términos de cantidad de actividad física que normalmente realizamos Su estilo de vida indica que la actividad física desempeñó un papel fundamental para mantener a nuestros antepasados ​​sanos y en forma “.

  1. No hay lugar para el estrés en sus vidas

El estrés es una de las razones principales de muchas enfermedades. El estrés hace que los niveles de cortisol suban y esto puede dañar tu salud. Las enfermedades del corazón, la fatiga suprarrenal, los desequilibrios hormonales, los niveles altos de azúcar en la sangre, el colesterol elevado y la obesidad están relacionados con el estrés. Las vidas de los Amish son de ritmo lento, y nunca compiten entre sí. Sus estilos de vida y comunidades se basan en la igualdad, la cooperación y la armonía. Su forma de vida no ha cambiado durante 300 años, lo que les permite llevar vidas autosuficientes y libres de tóxicos.

Fuente: http://healthandbeautylifestyle.com/why-the-amish-rarely-get-sick-or-get-cancer-things-you-can-learn-from-them/

Anuncios